¿Somos culpables de la crisis porque hemos “despilfarrado mucho”?

En los últimos meses oigo por la radio y en tertulias este argumento bastante.

La primera ola argumental orquestada por los medios (mayoritariamente en manos del socialismo) fue que la crisis económica actual (la que empezó en verano de 2008) era por culpa del capitalismo. No me puedo extender mucho sobre este argumento, pero
la tontería no puede ser mayor. Es como decir que la culpa de intoxicarte con un yogur caducado es de que tu cuerpo está vivo, no del yogur. De locos.

Por algún motivo el socialismo-progresismo internacional fue torciendo argumentalmente, y ahora anda, curiosamente, en un limbo de… ‘sin explicación’. Fijémonos que, simplemente, no le dan ninguna explicación a las causas de la crisis, y punto. Hay silencio sobre las causas. Pero como he dicho en otras ocasiones: mejor así; cuanto menos toquen, mejor irá todo.

Pero el caso es que en algún nivel psicológico ellos siguen buscando explicaciones o culpables. Y veo que de forma aparentemente espontánea (no aprecio especial planificación con esto), argumentan muchos, incluso progres de derechas, comentarios como:

-“Es que… reconozcamos que en los últimos años hemos sido todos un poquito despilfarradores“.

-“Es que… nos hemos endeudado todos hasta las cejas aprovechando los tipos bajos, y ya con la hipoteca te comprabas el coche y el viaje“.

-“Es que… la culpa es nuestra por querer vivir por encima de nuestras posibilidades

.

Vamos a ver:

La culpa es del Banco Central (Europeo, y de la FED), por sus políticas (planificador central socialista) de intervención de los tipos, que son precios de intercambio intertemporal.

Han querido jugar a Dios, que controla el volumen de la economía con el mando a distancia. Y resulta que la economía no va así. La economía sólo va de una forma, como las personas: libre.

Donde la tocas, o la haces ineficiente, o le acumulas unos desajustes que terminan estallando (es nuevamente la fuerza natural del mercado rebelándose incluso contra el BCE, y devolviendo la realidad a su sitio).

.

Bien, ¿y qué culpa tienen exactamente las personas en esto?

¿Deberían sentir culpa las personas? ¿deberían contenerse más la próxima vez? ¿deben flagelarse un poco para expiar el haber sido así de “perversos”?

¿Llevan un monstruo codicioso en su interior? ¿Son unos burgueses alienados por la cultura de consumismo imperialista? (continuar libremente)

La respuesta es tan sencilla como que las personas han actuado simplemente como individuos racionales.

Pero como este comentario no aclarará mucho a nadie, sirva de ejemplo que si alguien cuando baja los tipos de interés “siente” que debe endeudarse menos, automáticamente cuando suban sentirá que debe endeudarse más. Así, por reducción al absurdo, con tipos infinitos su endeudamiento será infinito y, por tanto, arruinado desde el primer instante siempre. Por tanto, este sujeto tenderá a extinguirse.

No sólo es una cuestión humana. Es una cuestión hasta de la propia Naturaleza.

Si yo voy al súper y veo que la lata de cocacola está a 0,35€, me compraré 6 unidades, como siempre. Si de repente veo una oferta, que dice “sólo hoy, la lata a 0,05€”, pues compraré bastante más de 6 unidades. Obvio. Y si dice 0,01€ la lata, probablemente cuando vaya a coger alguna ya no quedarán, ¿verdad?

¿Te imaginas ahora un precio negativo? Te pagan 0,05€ por cada lata que te lleves… ¡La que se monta allí!

Y si voy al súper y veo que pone “hoy la lata a 2€, porque nos da la gana”. Compraré cero latas.

Si sigo este comportamiento, no sólo soy racional, sino que soy simplemente HUMANO. Ser vivo.

.

Los tipos de interés son lo mismo.

• Si me dicen “te dejo hoy 1.000€, y dentro de un año me devuelves 1.050€” (ahora hablo todo el rato en términos reales; datos deflactados), pues me pienso a ver si adelantar ese dinero desde el futuro me interesa.

• Si me dicen “te dejo hoy 1.000€, y dentro de un año me devuelves 1.000€”, pues estupendo. Dámelo. Porque siempre se prefiere disponibilidad presente a disponibilidad futura. Si no lo uso, ya te lo daré.

• Pero… ¿y si me dicen “te dejo hoy 1.000€, y dentro de un año me devuelves 950€”?…

Eso son los tipos reales negativos.

La reacción, en seres vivos, racionales y humanos (y no humanos también es igual), es obvia: dame.

Te están pagando (literalmente) por encima no tener que soportar la molestia de esperar al futuro. De poder, el consumo que te corresponderá dentro de unos años, adelantarlo a hoy. ¿A qué precio? Pues ANORMALMENTE a nada; no sólo eso, sino a precio negativo: te pago si consumes mi servicio.

¿Resultado? Pues el mismo que un supermercado vendiendo una oferta de cocacola de locura. No sólo está a 0,01€ la cocacola, sino más barata aún: te pagan 0,05€ a ti por cada lata que te lleves.

.

El problema viene, en el caso del BCE para España, de una Alemania que los tipos se los ajusta quizás más bien para ella, no para los demás. No es así del todo, pero casi. A todo eso, España, con una inflación galopante, se encuentra con tipos reales negativos (precio de la cocacola negativo en nuestro ejemplo), mientras en la Eurozona, con inflación mucho menos, los tipos reales eran simplemente cercanos a cero (situación absurda y desencadenante de crisis igualmente, pero no es eso lo que comentamos ahora). Si los tipos los gestionara el Banco de España como antes, los hubiera subido. Nunca hubieran estado tan bajos. Pero ya no es así.

El resultado de esto es que España es quien tiene mayor deuda PRIVADA (no pública)… no sé si del mundo (buscar en google), pero de los que más. Deuda privada es préstamos a la población. Hipotecas, préstamos personales, préstamos a empresas, etc. Las personas. Los que van al supermercado.

.

Entonces, ¿qué pasaría si a pesar de haber tenido tipos negativos la gente NO se hubiera endeudado, tal y como sugieren estos progresistas que hubiera sido lo correcto?

■ Que no serían seres racionales sino extraterrestres. Serían anormales.

■ La economía no exisitiría como ciencia.

■ Cuando el gobierno pusiese impuestos leoninos a la gasolina, en vez de consumir menos gasolina se dedicarían a consumirla vorazmente. Sería un país de esquizofrenia.

■ El BCE desaparecería, porque eso de subir y bajar los tipos no serviría para nada, o su resultado sería totalmente aleatorio.

■ Saldrías a la calle con una naranja en la mano, gritarías cualquier precio por descomunal que fuera, y se te giraría alguien (o varios) para comprártela (aunque sea hipotecando su casa). Uno pujaría 100, otro 150, y vendría un último y pujaría ofreciendo 60. Y encima se lo adjudicarías a éste.

■ No podría haber ofertas en los supermercados, porque no servirían para nada. En cuanto pongan “hoy 3×2”, no venden ni uno. Y en cuanto le dupliquen el precio, lo venden instantáneamente.

.

.

Si te están regalando un producto o servicio, es simplemente ANTI-NATURAL no aceptarlo (amén de pequeñas salvedades; hablamos de generalidades). Si encima te pagan por ello, más demandarás aún.

En ese escenario, de “adelante Ud. el consumo, le pago para ello”, eso es lo que ha hecho la gente. Como seres perfectamente racionales que son. Ni más ni menos.

¿Para qué, si no, bajaban el BCE y la FED los tipos? Pues justo y EXACTAMENTE para eso.

Intentar hacerles sentir culpables ahora por ser simplemente humanos, seres vivos normales y correctos, y atender a estímulos básicos que debe tener todo ser vivo para conseguir terminar el día vivo, a mí personalmente me indigna.

.

Esto que puede parecer una simple curiosidad, aparte de liberar culpas y angustias absurdas que buscan la pérdida de confianza y la quiebra moral de las masas, aporta el ángulo correcto de esta distorsión, y muestra una vez más la mecánica perversa que subyace siempre en la camaleónica doctrina socialista-progresista:

“Deja que yo (otro humano igual que tú) os controle porque sois erróneos y esencialmente malos (vosotros sí, yo no, aunque humanos todos). Y cuando por n-ésima vez mi sistema se da contra la pared… ha sido culpa vuestra; despilfarradores. O del capitalismo (libertad de las personas).

Pero estoy haciéndolo todo para vuestro bien, ¿eh? Vuelve a darme tu voto y tu fe ciega, que nunca pensé que la vida pudiera ser tan fácil y emocionante.”

Anuncios

6 comments so far

  1. Aspirante on

    De lo que se trata es de desviar la atención de la regulación del mercado, haciendo recaer la culpa en las personas.

    El estado ha de eludir todas sus responsabilidades. ZP es sabio, nosotros tontos, por lo que debemos delegar nuestras decisiones en los Sabios del Gobierno y del Estado.
    Una forma discreta de imponernos el socialismo.

    • Marcos on

      Sí, aunque a veces es borroso ver dónde termina su evangelización planificada, y dónde empiezan las opiniones espontáneas de sus captados.

      Es como cuando ves un Cardenal de la Iglesia: ¿cree él realmente en Dios, o simplemente hace una labor profesional de proselitismo asépticamente, desde su íntimo ateísmo?

      En esos “altos cargos” yo me inclino por lo 2º. Pero en todos los seguidores es lo 1º.

  2. Bucan on

    Estimulante argumentación. Efectivamente, la bajada de tipos propulsa que la gente se endeude porque es lógico cuando son negativos los intereses reales o casi.
    El problema está en que generalmente, con intereses bajos, el dinero se suele invertir en proyectoss inadecuados o poco rentables.
    De todos modos, en España, el órgano regulador, debió controlar al sector de entidades financieras que estaban obteniendo préstamos bestiales en euros para a su vez prestarlos al sector relacionado con lo inmobiliario, en una concentración de riesgos suicidas. Aquí falló el Organo regulador. O el Gobierno, si el BCE le advirtió. Bastaba haber cambiado la Ley Hipotecaria para que se frenase la subida del precio del metro cuadrado.
    No le interesaba a nadie, ni Ayuntamiento, ni Comunidades, ni Promotores, porque se estaban forrando, mientras empresas y ciudadanos se endeudaban.
    Las empresas españolas son las más endeudadas de Europa en términos absolutos, con 925.000 millones de euros. No digamos en relativos.

    • Marcos on

      Cierto, aunque la opción de más regulación es justo lo que promueve el socialismo.

      Para arreglar el estropicio de un órgano regulador no hay que crear otro que controle los daños del 1º. Basta eliminar el 1º.

      El libre mercado, si es libre de verdad, es como el cuerpo humano: un organismo perfecto que se autoajusta constantemente y auto-regula, buscando siempre su máximo rendimiento.

      Esto, científicamente, jamás lo conseguirá ningún órgano planificador.

  3. Alfonso on

    Y porque ahora con los tipos al 0.75 no se mueve el mercado

  4. charladas on

    Genial la explicación de como influye la política monetaria de tipos bajos en la gente que se comporta de forma racional. Ahora bien, siempre teniendo en cuenta que la economía y sus movimientos son inescrutables, el escandaloso mundo de las malas prácticas financieras no creo que tengan mucho que ver con con regulación de cualquier tipo; más bien al contrario.

    Admitiendo que en un sistema capitalista cohexisten políticas y marcos regulatorios de diversa índole, el yogur en mal estado nos lo han colado personas también muy racionales, si. Y no creo que darles más libertad hubiese evitado el leñazo. Buscar alguna conexión socialista con la naturaleza de la crisis misma me parece una locura.

    Saludos!

    [ http://positivoynormativo.wordpress.com/2009/02/09/crisis-financiera-mundial-bce/ ]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: