La baja productividad laboral en España: no te flageles

He visto abundancia de artículos, blogs, comentarios, en los que los profesionales asalariados y los proletarios (u obreros como ellos mismos se denominan), se autoflagelaban con aquello de la productividad laboral española. Intentaban cargarle “el muerto” de tan pésimo dato a sus jefes, pero ni ellos mismos se lo creían mientras lo decían.

El dato es totalmente cierto y objetivo. Pero no es correcto culparse de ser poco productivo. Ni es culpa de los trabajadores, ni mucho menos de los empresarios.

Realmente España tiene la productividad laboral que menos crece de Europa; de hecho, es de las únicas que decrece anualmente. Y eso es un problema GRAVÍSIMO para competir, y para crecer, a 10-15 años vista. Es intentar que tu hijo crezca sin comer, más o menos. Algo crecerá, mal y deforme, pero el único remedio pasa por “comer”.

La productividad es cantidad de producción por trabajador (tanto por cuenta ajena como por cuenta propia). Pero esa estadística NO es para que la gente trabaje más deprisa tras conocer el dato. Eso es ridículo. Además de casi imposible.

Sí, efectivamente, cuando España sea más productiva (más le vale), la gente trabajará relativamente con más rendimiento. Sí, pero no os compliquéis la vida ahora. Cuando eso sea así, ni os daréis cuenta. No os penséis que estaréis sudando y sufriendo. Al contrario, haréis eso de forma espontánea, y será porque os surge; y si os surge, os encontráis bien.

.

Un ejemplo algo estúpido que se me ocurre para ilustrar esto:

■ Imagínate un estudio (ficticio) según el cual trabajar con hilo musical suave concentra más y el resultado final sin que nadie se dé cuenta de ello es que la productividad aumenta un 5%-10%. Pues bastaría con ponerlo, y tú ni te das cuenta.

■ Imagínate que, en vez de subir sueldos, se proponen sistemas de incentivos, premios, etc., que demuestran según otro estudio (ficticio) que aumentan la productividad mucho más que los costes. Pues el hecho de que existan esos premios en tu empresa a ti no te vinculan ni obligan. Si quieres los atiendes, y si no, no. Pero la empresa, implantándolos, aumenta la productividad general. Como con la música.

Son ejemplos tontos, pero para ayudar al lector quería bajar del plano teórico a algún escenario cercano.

.

.

¿Qué contestan los sindicatos al problema de la baja productividad laboral?: “Los empresarios no invierten suficiente”.

Y asunto resuelto.

Bueno, eso es la socialistada demagógica, con la que esquivan ante los suyos el sopapo de la aplastante estadística. Pero desde luego nada tiene que ver esa respuesta con la realidad, que es otra muy diferente y que no les interesa nada, y que vamos a explicar aquí.

.

.

¿‘Aumentar’ la productividad? ¿O más bien se trata de dejar de mantenerla artificial y forzadamente baja?

Imagínate que te dicen que cuando llevas 10 años trabajando en una empresa, si te quisieran echar te tendrían que pagar 40.000€ de indemnización. Que a ver quién es el jefe de departamento que tiene las narices para aplicar dicha medida si trabajas mal. Y que el sueldo tampoco te lo pueden bajar si trabajas mal.

Está comprobado que con el paso de los años en una misma empresa, la productividad de las personas va cayendo en mercados intervenidos como el español. Cuando la realidad natural es la curva de aprendizaje natural de un ser humano, a la cual le acompaña paralelamente la productividad, según la cual cuanto más tiempo lleva en una empresa o actividad, más productivo es, más valioso y efectivo es su trabajo, más habilidad tiene, más experiencia, y más capacidad de resolución de la infinidad de dificultades cotidianas de sus funciones.

Así, en el ejemplo de la panadería de al lado de tu casa, suponiendo que ahora por una reglamentación socialista/sindical estás obligado siempre a comprarle pan a ese panadero una vez hayas ido 3 veces (son “sus derechos”, “tiene que comer”,… y toda la oratoria del socialismo), si quieres dejar de comprarle pan tienes que indemnizarle con 40.000€ (por la “antigüedad acumulada” -sic-). Y da igual cómo de malo sea el pan que haga él ahora, que tienes que seguir comprándoselo regularmente a diario, al mismo precio de siempre, subido anualmente la inflación.

¿Se ve de dónde cae la productividad del panadero?
(que previamente era normal y natural)

.

¿Crees que estás protegiendo al panadero con esas leyes? La realidad es que NO. Le estás embruteciendo, envileciendo. Le estás realmente arruinando la vida y forma de vivir sin que se dé cuenta.

Y lo más importante para todo líder de la secta internacional del socialismo: le estás haciendo dependiente de ti. De más leyes, de más prohibiciones, de más inspectores, de más planificación central, de más protección, de más coerción a los compradores.

¿Se ve el bucle enfermo?

Por supuesto, cuando se les pregunte a los líderes de los socialismos por la tremenda avalancha de “enfermedades del alma” (depresiones y ansiedades) exclusiva de nuestro tiempo, la respuesta es que es por el ritmo dinámico del capitalismo

.

Igual que el hilo musical mejoraba todo un 10% sin nadie notarlo, estas leyes embrutecen todo, pongamos, un 50%. Sin nadie notarlo directamente (pero luego las cifras nacionales chillan).

Una vez el panadero incorpora indemnizaciones y cuotas fijas constantes de clientes-a-la-fuerza en sus planes personales de vida y de futuro, decirle que pasa ahora al libre mercado… ¡qué locura! ¡Nadie me comprará pan! ¡Todos al paro!

Esta es la reacción que se observa en algunos de los proletarios menos dotados intelectualmente para entender la mecánica del mundo libre, y el sentido común.

Claro que te comprarán pan. Lo harás bien, pasado 1 mes ya no te parecerá esfuerzo, y pasados unos meses serás como cualquier panadero de los que tenemos a día de hoy en el mundo, y no te escandaliza lo más mínimo. La gente necesita pan, siempre. Pero ahora, en vez de nadar tú en una artificial seguridad, privilegio y comodidad que suponía además una violación de la libertad y derechos básicos de los demás ciudadanos, empezarás por fin a pensar en las necesidades de tus compradores. En gustarles. En serles útil. Aumentó la productividad. Se dispara. Y ni te das cuenta, entre otras cosas porque ESO ES LO NATURAL.

.

El problema de la reforma laboral en España es que se tropieza con el fanatismo religioso del socialismo. Secta que ha inoculado unas premisas, miedos y planteamientos de la realidad, de locura, que muchos de sus fieles creen fanáticamente a ciegas, y los grupúsculos de líderes del movimiento lo alimentan y cuidan maquiavélicamente.

Aunque todos sabemos que la liberalización pura y total es el camino del éxito y la prosperidad. Del pleno empleo y de los salarios al doble o triple de su promedio actual.

Pero fijémonos en cómo se implementa la reforma laboral:

■ En los debates van pisando huevos: que si 33 días, que si 20 días. Los gestos con que lo dicen son tímidos, inseguros, temerosos. Todos. Es increíble.

Bueno, tenemos que entender por tanto que los CERO días de indemnización por despido de Dinamarca, Holanda, EE.UU., Australia, etc. convierte esos países en el infierno sobre la tierra. Sin embargo son las potencias nº1 en prosperidad y empleo.

■ Salen los políticos del partido del socialismo en España lanzando un sinfín de globos sonda, o anticipos preparatorios. Preparan psicológicamente a la gente. La bofetada, si se ve venir, duele menos. Porque lo de esperar que su núcleo más fanático y negado lo entienda es un imposible; jamás lo entenderán. Así que lo tendrán que encajar como un golpe o una traición. Hagámosles “su trago” más llevadero.

■ Tienen pactadas ya una o dos manifestaciones (o días de huelga) con los sindicatos. No dudéis que están ahí. Hay que seguir los rituales y protocolos del control de masas. Toda olla express tiene que tener su válvula de escape. Hacemos el show y ya la población más fanática se ha desahogado, en vez de mantener la tensión en sus domicilios, que puede dar lugar a nuevos conatos de poder y nuevos liderazgos. Descarguemos la olla tras la medida, y santas pascuas.

.

.

Conclusión

.
• ¿Es culpa de los trabajadores por cuenta ajena la baja productividad? No.

• ¿Es culpa de sus jefes, o de los trabajadores por cuenta propia o empleadores? Menos aún, que activamente intentan combatir el problema de entorno adverso.

• ¿De quién es la culpa? De una legislación socialista, que prohíbe el normal y natural desarrollo económico y profesional de las personas.

• Pero ¿beneficia a alguien eso? Sí a 2 sectores:
-A esa minoría, aproximadamente 5%-10% de los trabajadores por cuenta ajena que son vagos o incompetentes, que en un mercado libre cobrarían menos que actualmente por incompetentes, y serían despedidos de permitirse desplantes como actualmente.
-A los líderes socialistas, que viven de “esparcir la palabra”, sembrar miedos irracionales, y auparse luego al poder como supuestos salvadores de los propios miedos que ellos han creado. Si se les concede poder 100% (países 100% socialistas), el país se arruina 100%. Si se les concede poder 50%-60% (socialismos mixtos de europa continental), empobrecen lentamente, a lo largo de años.

• ¿Qué puedo hacer yo como individuo para aumentar mi productividad? La mejor forma es simplemente ayudando a acelerar el proceso de erradicación del socialismo del mundo. Y para eso simplemente: infórmate muy a fondo (no en la TV -que es un medio del socialismo-, sino en libros, seminarios, estudiar), sé justo y libre; y la labor más complicada, descubre hasta dónde llega el lavado de cerebro que tienes. Que sí, que ya sabemos que “a mí nadie me lava el cerebro”. Pero obviamente todo lo que no ves es lo que actúa. Si lo vieras, no funciona, está claro.

.

Entre personas inteligentes, entiéndase la estadística de la productividad laboral simplemente como el indicador del grado de dominación de la tiranía socialista en el mundo del trabajo. Básicamente es con leyes, coacción, multas, sindicatos, continuo bombardeo de falsos y brainwasher mensajes en los telediarios (empresario=malo, asalariado=víctima necesitada de protección -protección significa más leyes, más funcionarios, más gobierno, más socialismo…-)

.

Hay mucha información en este artículo, porque a medida que profundizas en algo surgen todas las ramificaciones. Información tanto del mercado de trabajo en sí, como de esta pseudo-religión o nazismo post-moderno, como de politología y técnicas básicas de control de masas.

Anuncios

3 comments so far

  1. Aspirante on

    El socialismo precisa de la pobreza y la miseria para extenderse.

  2. Jailón on

    Buenísimo este post, además no explicaría solo el caso español, sino muchos de los casos latinoamericanos y chinos. Es una historia que da para mucho pensar, extrapolar, etc.

  3. Epiro on

    Me ha gustado.

    Aunque eso de hacer más llevadero el sopapo es difícil cuando uno tiene en cuenta esto:

    Y luego compara ese vídeo con la situación actual de abaratamiento del despido que tiene preparado Zetaparo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: