Una reforma laboral para el caso de España. A fondo

El tema del mercado laboral me parece realmente simple. Pero por algún motivo veo que a bastante gente, incluso a gente inteligente, no les resulta intuitivo.

.

Para quien no quiera leer el artículo, así como el desarrollo y resultado de las conclusiones.

RESUMEN:

La reforma ÓPTIMA, en términos de todo (justicia, libertad y prosperidad) sería:
Indemnización por despidocero (acuerdo libre entre las partes)
Negociación colectiva = desaparecer (sólo afectar a quienes se asocien y representen a sí mismos, sin afectar monopolística y coercitivamente a otros)
■Ley de salario mínimo = desaparecer (libre acuerdo)
Legislación laboral = desaparecer toda (no existe tal legislación; es civil)
Magistratura de Trabajo (ahora “juzgados de lo social”) = desaparecer (es una tremenda anomalía jurídica aquello, donde ni los jueces son de judicaturas, y se prevarica a diario)

.

Olvídese el lector de contratos, de palabras como “asalariado”, empresario, explotación, derechos, etc. Se tiene que olvidar, al menos durante 15 minutos, de toda esta jerga. Jerga de la que estará empapado hasta la saciedad.

La realidad es que cuando sale un ser humano con su curriculum a la calle y se lo presenta a otros seres humanos, está intentando venderles sus servicios.
-Igual que el cerrajero que va dejando todo hecho un poema con sus pegatinas de “cerrajería urgencias 24 hrs.”,
-igual que la pizzería a domicilio deja su panfleto en el buzón,
-igual que un representante de cualquier producto deja su tarjeta de visita,
-igual que un electricista viene en persona y ofrece sus servicios, dejando un papel fotocopiado con sus datos, o en un post-it, sin llegar a ser exactamente un CV (curriculum vitae)
-etc.

.

A una persona no ‘la contratan’. ‘Le compran su trabajo’. Que es muy diferente.

Igual que cuando ponemos un anuncio en el periódico porque queremos vender un mueble que nos estorba, un vehículo, etc. Lo anunciamos, porque nos sobra y queremos convertirlo en dinero. Dinero que a su vez convertiremos en bienes y servicios que deseamos; el dinero en sí, salvo cuando se ahorra, no es un fin (el intercambio entre las personas es de bienes y servicios; el dinero sólo sirve para agilizar y facilitar el intercambio, que el trueque directo entorpece enormemente).

Aclarado todo esto, seguimos.

.

El paro de España supera el 20% en tasa oficial estadística, pero realmente se acerca fácilmente al 30% en realidad efectiva. Lo que sucede es que la estadística tiene una metodología tal que, cuando el paro es muy elevado (caso español), las reducciones de población activa automáticas fruto de éste no las recoge, así que el valor de la tasa se modera, cuando la realidad es que sigue subiendo al mismo ritmo.

A este respecto ya hice algunos cálculos aquí hace unos meses, cuando el paro oficial aún era de un 19%, en este artículo (pinchar aquí), que por cierto el Partido Popular de Madrid lo linkaba en varias webs suyas.

.

Tanto si la tasa de desempleo es del 20% como si es del 30%, hablamos de récords en el mundo. No tienen sentido. Descartando algún país africano en el que salir a la calle es riesgo de morir, las tasas de paro del resto del mundo son todas inferiores a la de España. Por tanto, es muy importante darse cuenta, de que ‘ALGO’ PASA.

.

.

Ley de salario mínimo. Debe abolirse

.
¿Crees que te protege?
¿De qué te protege? ¿De cobrar menos?
Ok, efectivamente. De eso sí.

Entonces, si es buena, positiva y necesaria, siguiendo el mismo argumento, ¿por qué no subirla a 3.000€/mes? Así, por debajo de 3.000€/mes está prohibido que alguien te contrate. ¿Te parece?

¿Sabes lo que pasaría? Que probablemente no vuelvas a trabajar nunca.

.

Un sindicato es una organización de proletarios surgida en las revueltas genocidas del socialismo de principios del siglo XX (fíjate las fechas de fundación de los principales sindicatos, así como todas las fechas de las revoluciones socialistas de todos los países, tanto las que ganaron como las que no)
Un sindicato te dirá que “prohíbe a los emprendedores contratarte por debajo de eso”.

Ya.
¿Quién es el que está intentando vender sus servicios?
¿Y quién es el que se queda sin venderlos?
¿A quién prohíben entonces?

Imagínate que vas al colmado cercano a tu casa a comprar naranjas, y ahora hay un sindicato de las naranjas, tremendamente violento con piquetes, leyes y todo eso, que prohíbe vender las naranjas por debajo de 20€ el kilo.

El argumento del sindicato es que “tú eres un explotador, dejando al pobre comerciante, así como al productor de naranjas, sometidos cruelmente a las arenas del mercado, a precios ridículos a los que no pueden vivir dignamente, blablabla, que tu bienestar es a costa de ellos, que eres un explotador, un cerdo capitalista, que hay cosas más importantes que el dinero, blablabla”.
¿Se entiende?
Está sucediendo exactamente la misma locura.

Lo que sucederá es que, el supuesto tipo al que supuestamente protegen, se quedará sin vender sus naranjas. Así, habrá mucha naranja no vendida (desempleo naranjil), a pesar de que tú realmente quieres naranjas. Las necesitas. Y el mercado a día de hoy está equilibrado perfectamente y solo. Y como ese mercado, el de cualquier producto, que si abres tu nevera o simplemente quitas la vista del monitor y miras a tu alrededor, cada objeto es un mercado. Y funcionan solos (ver post de “El lápiz y la magia de la Economía”).

.
Si un salario mínimo de un convenio colectivo es, por ejemplo, 950€ (950×12 = 11.400 €/año). Y tú encuentras una empresa que no puede pagar eso, porque las cuentas simplemente no salen. Pero la verdad es que necesitan una mano con bastante urgencia; servicio profesional. Una mano de lo tuyo; de tu oficio o campo de experiencia.
Podrían pagar 800€ (9.600 €/año). A ti la empresa te ha encantado, estás harto de estar en tu casa deambulando de aquí para allá, tienes la necesidad vital de ser humano normal de sentirte útil, parte de algo, y productivo. El sitio te da muy buenas vibraciones. Te gustaría realmente echar raíces y hacer carrera en ese sitio. Es bonito, hay buen ambiente, vas a aprender un montón de cosas, y estás seguro de que irás progresando rápido cuando te den la oportunidad de aprender y demostrarles tu eficacia.

Pero…

El sindicato TE PROHÍBE A TI vender tu trabajo a ese precio. A 800€.

¿Qué te dirá el sindicato? Que es para protegerte. ¿Cuál es la realidad? Que los sindicatos, como monopolios y organizaciones pseudo-mafiosas que son (no olvidemos sus piquetes y todo eso), a quienes protegen es a los denominados ‘insiders’, a costa de los ‘ousiders’. Outsider eres tú. Insider son ellos, y algunos que sin ser ellos se benefician de rebote.

¿Se entiende la vuelta de la cosa?

Para que un inútil, incompetente o vago esté cobrando el doble o el triple de lo que vale (y no es uno, sino son cientos), tiene que eleminarse por completo la lógica de la libre elección e intercambio. Si no, los inútiles reciben lo que les corresponde. Ahora, en este nuevo escenario (no se puede llamar mercado al ir a punta de pistola, a base de coacción y amenazas de cárcel y multas tremendas), esa ínfima minoría de incompetentes están cobrando una barbaridad, y es casi imposible ponerles en su sitio auténtico.

¿A qué precio?
Al precio de que todo el resto, tanto los competentes, como los laboriosos, profesionales, inquietos, etc. estén la mayoría en el sofá de su casa aplastados viendo la tele forzosamente, modificando todos sus planes de futuro a la baja, alienándose, angustiándose, deprimiéndose (luego, por supuesto, la avalancha de “enfermedades del alma”, depresiones y ansiedades de los últimos tiempos, serán causa de la sociedad capitalista, sin duda, cuando le preguntas al del sindicato, o al socialista).

.

.

Cómo subir los salarios

.
La gente tiene que tener muy clara una cosa con el tema de los sueldos:

JAMÁS va a haber sueldos altos por ley. JAMÁS. Quiero decir, que aunque la ley lo especifique, tanto más alto lo exija, tanto menos seres humanos existirán en ese mercado intervenido y estrangulado.

Sólo habrá sueldos altos cuando haya PLENO EMPLEO, y a partir de ahí las empresas tengan que COMPETIR entre ellas para conseguir trabajadores, especialmente los más eficaces.

La competencia económica es feroz. Sana, como la olímpica, pero muy fuerte, y difícilmente parable (a punta de pistola, como los mercados en los socialismos, o en socialismos mixtos como Europa).

La escasez de asalariados y concurrencia de empresas es la garantía del disparado de salarios hasta su máximo tolerable por las cuentas de explotación del país. Llegados a ese punto, empezarán a cerrar algunas empresas que no pueden soportar salarios tan altos. Cerrarán por tanto, automáticamente, las de menor Valor Añadido. Matamos 2 pájaros de un tiro. Cerrando éstas, los emprendedores es posible que se planteen pasar a trabajar por cuenta ajena. Y por éste mecanismo de pasar de un bando a otro, tanto unos como otros, el mercado llega a su óptimo por sí mismo.  Orden espontáneo, puro y perfecto.

Ahora metemos la violencia en el mercado. Si trabajas por menos de 900€ te pegamos con un palo, y al otro le metemos en un proceso judicial (Magistratura de Trabajo, que no son tribunales per se, sino más bien Consejos de Guerra Sindicalistas -y no bromeo-, en pleno siglo XXI), tal que tiene que cerrar el chiringuito.

.

¿Da vértigo eliminar la ley de salario mínimo?

Da vértigo, quizás, cuando por desgracia a uno le han viciado totalmente sus creencias morales, primero con la demagogia socialista de sindicatos, partidos socialistas, y cadenas de televisión socialistas, y 2º con la propia ley existiendo, que tiende a crear acostumbramiento.

Ahora mismo, actualmente, escoges tú mismo la carrera o salida profesional que quieres estudiar. Pero en un socialismo puro no. Es el gobierno el que te indica qué es lo que necesita el sistema en ese momento; la causa común. ¿Te imaginarías desde ese escenario que de repente te digan “ahora estudiaréis todos lo que os dé la gana”? Pues en el mismo punto estás tú ahora con lo de la ley del precio mínimo al que puedes vender tu trabajo.

Tenemos que aplicar ese cierto espíritu arrojado y valiente a lo que sabemos científicamente que es de JUSTICIA y además nos sacará de este pozo de miserización en el que estamos. En el que nosotros mismos nos hemos metiendo por error.

.

.

La negociación colectiva

.
Éste es el meollo del poder. Éste es el quiste que no creo que nadie consiga quitar. Tienen mucho poder (no mucho, pero bastante), y no van a querer renunciar a él. Los socialistas son así: tú sé solidario por la fuerza (es decir, un siervo), tanto si quieres como si no; pero a ellos no les toques lo suyo, porque muerden, y ni lo disimulan siquiera.

Si quieres volver a verles sonreír tienes que ponerles un micro delante; es como las muñecas ésas que cuando las tumbas se les cierran los párpados automáticamente, y al ponerlas de pie se abren.

Puedes jugar con esto como con el mecanismo de las muñecas ésas: a medida que les aproximas el micro (o la cámara), se les va formando automáticamente la sonrisa, ladeando levemente la cabeza en gesto complaciente, y formando la expresión archi-entrenada de hiper-bondad papa-noelesca (si vuelves a alejar un poco el micro vuelve a decaer la expresión). Papel este ya internalizado y automatizado, tras años de práctica y de soporte científico, con sondeos poblacionales que sistemáticamente les demuestran que, hagas la barbaridad y saqueo que hagas, todo cuela con un “era por vuestro bien, y por vuestros derechos”.

Y es curioso, que teniendo España el peor entorno (mercado) del MUNDO desarrollado, para intentar desarrollarse profesional y laboralmente… ni aún así se hace la población a la idea de que están siendo saqueados. Y que el socialismo siempre fue saqueo y robo colectivo, y antes de implantarse requirió los mayores genocidios de la humanidad. Lea la Historia.

.

.

Indemnización por despido

.

Aquí está el quid de la orgía procesal laboral, del poder sindical, y del absurdo jurídico.

Fin de la mutua coincidencia de intereses

Cuando un comprador no está interesado en un servicio, simplemente no lo compra y punto. Y si este servicio lo estás dando tú, pues se llama despido.

Cada vez que entras en una tienda, ojeas, y no te interesa nada y sales, les estás despidiendo, al menos por el momento. Si cambias de compañía de teléfonos, les despides. De banco, de tienda habitual, etc. La vida es así. Pero además es lo DESEABLE.

¿Qué pasa si cuando has entrado 3 veces en la panadería de cerca de tu casa hubiera una ley de socialismo que te obligara a entrar todos los días, ya que se trata de un trabajador cuyo sustento depende de ti, y no puedes jugar con sus derechos, blablabla,…?

No sé qué derechos tendría el susodicho panadero, lo que está claro es que tú pierdes los tuyos a cambio, y además el desenlace de todo esto es lamentable: el panadero, una vez tenga un número suficiente de clientes, no se esforzará NADA en conseguir más clientes, ni en tener satisfechos a los actuales. ¿Verdad? ¿Te imaginas qué mundo de ineficacia, escasez y miseria?

¿Ya ves ahora quién tira del carro del mundo actual ? ¿Asalariados o empresarios?

El “asalariado” es lo mismo. Es un tipo que termina volviéndose un experto en entrevistas, en causar primeras impresiones. A medida que crece su antigüedad, crece su poder de chantaje a la mano que le da de comer; a quien le está comprando sus servicios. Y se entra en una situación de tal vicio, que la mayoría de gente ni se entera.

De ahí la productividad.

Cuando las cosas se arreglen (un poco, no van a aplicar toda la reglamentación de golpe; imposible ese desgaste político), la gente irá siendo más productiva de forma natural y espontánea, sin siquiera darse cuenta. Y encima serán más felices, eso es lo  más cómico del asunto. Y tampoco sabrán notar la diferencia respecto de cuando eran un 10%-15% menos productivos. Eso, por más que queramos, no lo podemos percibir directamente, sin embargo sus beneficios sí nos afectan igualmente.

Cuando miro a un mercado laboral como el español, me parece simplemente una auténtica pena. Pero pena de verdad. Tener a 50 millones de personas así de miserizadas por los delirios de poder socialista de unos cuantos; más bien muy pocos.

Las leyes nunca van a mejorar nada. Las leyes sólo prohiben. En el caso de la economía, la única ley válida es no tocar la economía. Cualquier ley, la ralentiza, lastra y hace pesada. Y recalco: cualquier ley.

El mercado laboral español es de los más intervenidos y más prohibidos por coacción socialista. El resultado se ve en las estadísticas:

■El mayor paro del mundo desarrollado (que se dice pronto)

■La mayor brecha salarios vs PIB per capita, de Europa (es decir, salarios artificialmente bajos)

.

¿Utilizamos el cerebro y tomamos medidas científicas con esto? ¿Seguimos como hasta ahora? ¿Empeoramos un poco más pareciéndonos más a Argentina o Venezuela? ¿Qué queréis para España exactamente?

Yo lo veo tan de cajón que es que no entiendo qué hace un país supuestamente moderno, aún con debates de tipo estalinista. Pero en democracia, como la mayoría de la población no lo entienda, el representante elegido va a ‘representarles’.

.

Tu derecho como trabajador, si lo eres, es a poder vender tu trabajo libremente y competir con ello.

No olvidemos otro dato relevante:

Los sindicatos proletarios u obreros no los forman los vendedores de trabajo más competentes y talentosos.
Los forman justo individuos de entre los estratos más acusadamente incompetentes, vagos o estúpidos.

Así, y mediante la coacción y la violencia, este pequeño e incompetente grupo tiene secuestrado al resto de la sociedad: tanto a los compradores de trabajo (PYMES, empresas familiares, emprendedores, grandes empresas, etc.), como a los profesionales o vendedores de trabajo por cuenta ajena talentosos, creativos y competentes, que son la mayoría realmente.

Igual que si eres vendedor de naranjas, no quieres “que protejan tus derechos”, similares a la historia del panadero que contábamos más arriba. Quieres vender libremente y a tu antojo las naranjas. Que es en todo caso, lo que te irá mejor y lo que es de auténtica JUSTICIA.

.

Una indemnización de 5 ó 10 días sería correcto. Ojo, que no digo 5-10 días POR AÑO. Sino siempre, sean los años que sean.

Sería algo así como, en contrapartida, el pre-aviso de 15 días que debe dar el empleado si causa baja voluntaria (dimisión).

En cualquier caso, en un mercado ágil, con experiencia, y donde ambas partes quieren quedar bien con el otro y darle el mejor resultado posible, obviamente si al emprendedor le resulta cómodo ofrecer 5-10 días en caso de despido, lo pactará libremente en el contrato. E igualmente, si necesita 15 días de pre-aviso en caso de dimisión del empleado, lo solicitará a éste que, si le parece conveniente e interesante aceptará, y si no negociará con cualquier otro. Así es como se alcanzan “precios de mercado” y equilibrios naturales, justos y libres de este tipo.

5 comments so far

  1. […] autor bienes raices – WordPress.com Search […]

  2. Jailón on

    Me recuerda a una situación similar que viví con una empresa, que me hubiera contratado de no ser por la ley del salario mínimo, sin la cual hubieran podido rebajar la exigencia de experiencia. Estas leyes son un lastre cuando no tienes tanta experiencia ni capacidad.

  3. Jailón on

    Aunque lamentablemente existe gente tan analfabeta (en todo país) que creerá necesitar esa ley para protegerse…… ¡de sí misma! ya que si no sería capaz de hacer un acuerdo de trabajo que no le convenga (error que hemos podido cometer muchos), pero no querría asumir las consecuencias (si esque….)

    • Marcos on

      Pues así es.
      “Prohíbeme drogarme, porque si no lo hago”

      Hay por ahí en algún post del blog un enlace a un informe creo recordar de la OCDE, que en su página noventa y tantos relacionaba 2 variables:
      -Nivel de protección del mercado de trabajo
      -Sensación de preocupación de los asalariados

      Y curiosamente, cuanto más subías la protección más subía la preocupación igualmente.

      Una espiral irracional que aumenta sin fin la demanda de prácticas socialistas.

      • Jailón on

        Ya sabes que hay gente para todo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: