Un vaso de leche, please

Creo que entre alguna gente sigue siendo una confusión terminológica el sinfín de etiquetas que los colectivizadores por la fuerza (socialistas) han ido inventando. De hecho, a cualquiera de sus dictadores bastaba añadirle un sufijo “-ismoy eso ya era una nueva doctrina (leninismo, stalinismo, …), y cuando digo doctrina, si cabe en una octavilla de sindicato, ya es suficientemente “válido” como nueva forma de orden humano mundial para muchos de estos fieles.

Cuando hablo de socialistas me refiero a todo el espectro de la izquierda. A todo el que considera que deprivar a unos del fruto de su trabajo y conceder a otros el disfrute de bienes que no han producido es contrarrestar la “injusticia” de la naturaleza y que así hay que proceder.

Pues para hablar todos el mismo idioma y despejar posibles confusiones, vamos a utilizar como metáfora las distintas formas de café.

Yo no soy muy cafetero, pero el café que mejor puedo conocer es el que se sirve en España, con la terminología española. Así que de ahí lo saco con similitudes:

■ Café carajillo –> Comunismo (El carajillo es un vaso pequeño + café solo + un buen chorro de alcohol emoborrachador). El comunismo, como ya sabemos, es un imposible que jamás sucedió en ninguna parte del mundo por más que lo intentaron. Consiste en todo es de todos (o todo es de nadie, según se quiera ver), y además no hay gobierno ni Estado; anarquía. Ese “chorro” de locura imposible, de anarquía posterior, tras un socialismo 100% en el que el gobierno es dueño de todo inclusive de la libertad de la población, y desaparecería supuestamente dicho gobierno como una pompa de jabón en el aire para quedar sólo esa anarquía-repartida, es tal cadena de desvaríos que la metáfora que se me ocurre es el “carajillo”, hasta mejor ocurrencia. Ejemplos: no existen, sólo en la imaginación de Marx o Engels.

■ Café solo –> Socialismo (vaso pequeño + 100% café). El socialismo es que el gobierno lo tiene todo, se queda con los frutos del trabajo de todos, y luego asigna y distribuye según sus criterios o planes, normalmente mediante racionamientos, colas (imágenes típicas del socialismo: img.1, img.2), etc. Todo café, todo socialismo. Ejemplos: Cuba, ex-URSS, ex-China, Corea del Norte, etc.

■ Café cortado –> Socialdemocracia o socialismo con urnas (vaso pequeño + casi todo café + una pizca de leche) y progresismo o “progre”. Le añadimos urnas a un socialismo, manteniendo legislaciones laborales tiránicas (de consejo de guerra comunista al comprador de trabajo) y gasto público de tiranía socialista, pero se puede elegir al dictador y alternar cada 4 años. Esta alternancia, a su vez, fuerza una leve mayor disolución del socialismo, especialmente en los períodos de gobiernos no socialistas.
Las socialdemocracias europeas son entre un 50% y un 75% socialistas, aproximadamente. Ejemplos: toda Europa continental, salvo Suiza, Holanda, y el archipiélago británico.

■ Café con leche –> “capitalismos” mixtos (vaso grande + una parte menor de café + una parte mayor de leche). La gente considera (y todos hemos considerado alguna vez) erróneamente a países como EEUU capitalismo, y Australia, Suiza, también. Pero no. Están ampliamente libres de la infección socialista, pero en absoluto totalmente. De hecho, en estos 3 antedichos casi el 30% de TODO su PIB es gasto del gobierno, en partidas no militares. Es un componente enorme, teniendo en cuenta que hasta el año 1900, y durante siglos desde que existen datos, Edad Media inclusive, el gobierno, gasto público (impuestos, llámese como se quiera), ha sido el 5% aprox. salvo momentos de guerra.

• Dentro de los cafés con leche (todos color beige), los hay que se llaman “largo de café” (esto es, con más café de lo normal), y eso sería pues una socialdemocracia igualmente. No sabría poner ese ejemplo, intermedio; hay varios.

• También dentro de los cafés con leche están los denominados “manchado“, que son básicamente casi todo leche, con un pequeño chorro de café. Esto sería lo más cercano que tendríamos al capitalismo. Apenas existen. Ejemplos: Singapur y Hong Kong. Tal vez Chile podría incluirse aquí como tercer siguente ejemplo, de país que me gusta tener observado muy de cerca, e insuficientemente reconocido (normal, la propaganda socialista de los medios -la TV- no lo van a publicitar).

■ ¿Cómo sería el NacionalSocialismo? El de Hitler o el de ETA (ETA es un grupo terrorista separatista de una provincia de España -País Vasco-), por ejemplo.
Pues sería socialismo, es decir, café solo, y alguna locura añadida que se le ocurra al lector. ¿Una banderilla como un margarita? Ni idea. Imagina libremente. ¿Café con hielo? No, no es buena metáfora aún. ¿Un frapuchino? Nada, no atino.

.

Para que el lector no se vaya a la cama hoy sin saber algo más, muy interesante, es que las características CLAVE de esas doctrinas (doctrinas por llamarles algo) que surgieron en esa época del s.XX fue su componente irracional.

Es decir: ¿Hitler era socialista? Sí, claro, de hecho era el líder del Partido NAcionalSoZIalista Obrero Alemán, del que luego se escindió el PSOA (Partido Socialista Obrero Alemán) para intentar hacerle la competencia. Pero aparece una nueva dimensión o estilo de aplicación de su socialismo, que es LO IRRACIONAL. ¿Cuánto de irracional o racional es?
Los que veneraban los desvaríos de Marx, al menos intentaban buscar una quimera que llamaban ‘socialismo científico’. Es decir, buscaban una supuesta racionalización: racionalidad (racionalizar un imposible, vale; pero al menos iban por esa vía racional).
Los nacionalsocialistas hacían especial hincapié en aspectos opuestos; sentimientos de odio, sentimientos sin fundamento científico ni nada, separatismos, racismos, etc.: irracionalidad. Esto es lo que diferenció a ambos socialismos. Los 2 tan erróneos como cualquier socialismo, pero uno, el irracional, fue de frente, y pudo por tanto atacársele frontalmente y eliminarlo. El otro, con ese permanente envoltorio de validez y supuesta verdad, asesinó a 10 veces más personas, y por dicho envoltorio y apariencia aún no hemos conseguido eliminarlo… Curioso, ¿verdad?
Por eso: ¿a quién prefiero de ambos? Difícil pregunta si utilizamos toda la información y todo el cerebro. Ambos rechazados radicalmente. Pero si tengo que escoger uno, me voy a decantar por el impopular; precisamente porque el otro no estamos consiguiendo hacerlo impopular y eso es lo que nos está haciendo eterna y agónica la guerra., ahora trasladada a embargos económicos intra-estado, coacción, etc.

.

En toda nuestra alegoría -sucesión de metáforas-, la leche es, simplemente… libertad.

Anuncios

3 comments so far

  1. Jailon on

    Muy bueno. Lo pillo para mi facebook.

  2. Jailón on

    ja ja ja ja, no me acordaba del detalle del PSOA, cambiando la A de alemán por la E de español, ya sabemos lo que sale……

    Y luego su propaganda siempre va de “antifascista”, “antinazi”,…..

    Quizá eso explique el apego del PSOE a los nacionalismos periféricos radicales, la idea de ser humano de la ministra de igualdad, el feminismo radical, el control de los medios de comunicación (una idea muy totalitaria), etc.

  3. maria jose on

    GENIAL!!! JAJAJA excelente explicación metafórica…y totalmente de acuerdo..


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: