Subsidios públicos de desempleo para evitar miseria y delincuencia. ¿Sí?

Que sepas que si piensas eso ya te han engañado como a un chino. Tampoco te sientas menos; el socialismo es una infección realmente muy poderosa. Alcanzó a prácticamente todo el planeta en el s.XX, y aún está a día de hoy en casi todo el mundo, en mayor o menor grado de pureza o mezcla. Es por algo. Si atrapara sólo a los muy tontos, de éstos la proporción poblacional es la que es, no más. Pero atrapa a muchos más que a estos, inclusive a personas aparentemente razonables y de inteligencia no escasa, aunque sin formación en ciencias sociales o con sentido común poco aplicado a temas políticos.

El tema se puede abordar desde varios puntos totalmente diferentes, y se llega siempre a lo mismo. Pero para no alargarme entraré ahora por el ángulo de “supongamos un seguro de desempleo PRIVADO, y no el subsidio PÚBLICO”. Y daremos así respuesta a ese “crecepelos” socialista engaña-bobos de que “hay que darles subsidio de desempleo para evitar miseria y delincuencia“.

.

Ni siquiera puede decirse que la finalidad del SUBSIDIO de desempleo sea la misma que la de un SEGURO público. El seguro se dirige a protegernos contra el riesgo de un evento cuya desutilidad esperada es mayor que la utilidad de la prima que pagamos: la única manera que tiene el Estado de protegernos a toda la sociedad contra el riesgo de desempleo es con cotizaciones o emisión de deuda creciente, con lo que la desutilidad de la prima también es creciente. ¿Cualquier prima compensa cualquier desutilidad esperada?
De hecho, la emisión de deuda para pagar los subsidios expulsa la inversión privada, agravando así el problema, y por tanto prolonga el desempleo.
Y en la medida en que se concede una remuneración NO-de-mercado, se desincentiva la búsqueda de un empleo: el supuesto seguro tiene una incidencia positiva en que suceda el evento contra el que nos aseguramos.

Si el seguro de desempleo fuera privado (como el del coche), tendríamos que ir a Mapfre o cualquier otra, y hacer una solicitud. Cruzar los dedos para que nos la concedan, porque hace falta que les interese. Si no, a otra aseguradora. Las aseguradoras no nos dirán directamente sí o no. Medirán previamente una serie de parámetros de riesgo (edad, formación, informe de vida laboral, duración promedio en anteriores empleos, hipoteca o no, morosidad, tiempo en desempleo, pleiteo laboral, etc.). Tras la investigación emitirán una valoración de riesgo del individuo, según la cual le harán un precio menor, uno mayor, o ni le aceptarán en su compañía.

Este escenario de selección según méritos y de justicia obliga a que quien esté interesado realmente se haga valer. Como aquí, en todo, como es natural. Así procurará que su expediente ante una aseguradora sea tentador, igual que intentamos con los accidentes de coche. Procurará luego no quedarse alegremente en desempleo y tirar de ahí, porque le subirán la prima, o le quitarán bonificaciones (como con el coche). Incluso si tiene unos ahorrillos y le valen, se organizará con eso por no perder las bonificaciones y encontrar rápido otro trabajo. Es decir, utilizará el seguro de desempleo exactamente para lo que es: para asegurar la contingencia imprevista de la posibilidad de quedarse repentinamente en desempleo, y cubrir sus gastos mientras busca el siguiente empleo. Como un seguro de vida o de accidentes; aseguras ese imprevisto, ¡pero se supone que tú tampoco deseas que suceda!

El escenario es RADICALMENTE diferente al actual ‘subsidio’ de desempleo, que no asegura el riesgo del paro, sino que subvenciona la estancia de inactividad. Y son un fondo de dinero del que van echando mano los desempleados mientras siga habiendo dinero en ese fondo, sin que además eso tenga costes de reputación, historial, imagen, ni re-contratación o posterior concesión o no de más subsidio.

El resultado del subsidio público lo observamos todos a nuestro alrededor cada día:
• Personas que “apuran” su subsidio. Su plazo. No intentan encontrar empleo cuanto antes e interrumpirlo, sino encontrar empleo lo más tarde posible para “apurar” el subsidio.
• Personas que “combinan” su subsidio con un trabajo en B.
• Personas que ‘rechazan’ trabajos aun estando en paro, porque ganarían poco más que el subsidio, y encima les supondría esfuerzo y horarios.
• Personas que tienen un amigo que les da de alta y les hace un contrato, y así luego cobran paro (trapicheos).
• Personas empleadas que incluso en un entorno con una tasa paro de más del 20% como en España (ver post con cálculos), hacen el trabajo con desparpajo y desgana, improductiva y negligentemente, rematándolo con un “pues échame”, ya que incluso prefieren ese otro escenario, con indemnizaciones, finiquito, y regalo de una paga mensual con contraprestación de esfuerzo cero.

Ese es un país COMPLETAMENTE opuesto a como sería con seguro privado de desempleo, opcional, individual y autocosteado.

Con este seguro privado:
• Prácticamente nadie haría la estupidez de COMBINAR su pago del seguro con un trabajo en B.
• Nadie APURARÍA el pago del seguro si puede trabajar, porque reduciría las bonificaciones para próximos pagos.
• Nadie mandaría un trabajo a hacer gárgaras con desprecio y obscenidad, para irse a un limbo de desempleo recompensado. Si no le gusta donde está, buscaría algo mientras, y cambiaría, lo cual es un escenario muy diferente.
• Nadie RECHAZARÍA trabajos estando en paro. Al menos ya así deja de consumir su seguro, con lo cual no pierde sus bonificaciones con éste. Si el trabajo no le gusta, irá buscando otro desde éste pero no desde el paro.

Vemos con todos estos puntos que la tasa de desempleo se ve dramáticamente reducida.

.

Si a eso se le añaden el resto de liberalizaciones clave del mercado:
■ Cero costes de despido (por tanto todos los contratos son indefinidos).
■ No salario mínimo

La realidad es que:
■ el PLENO EMPLEO está garantizado
■ los salarios serían enormemente superiores a los actuales, puesto que en pleno empleo hay que PUJAR por los empleados, puesto que ¡no hay desempleados!
■ la remuneración no salarial de los trabajadores por cuenta ajena se dispararía (otros beneficios, condiciones de trabajo, flexibilidad, reconocimiento, actividades extralaborales, eventos, motivaciones, horarios, promoción profesional, formación de calidad in company, diversidad de actividad, seguridad en el puesto, salubridad, estética y ambiente, etc.); nada que ver con lo monótonos, machacones, grises e ingratos de los trabajos en España, que cuando nos cuentan cómo trabajan en Google en California nos pasma; parece una dimensión paralela (y lo es, casi).

Y es así como no hay miseria ni delincuencia, y no asfixiando y distorsionado artificialmente un mercado libre, que esa asfixia y distorsión expulsa personas del mismo por intentar hacer cuadrado un círculo, y luego ponernos a subsidiar a esas personas expulsadas “para que no haya miseria ni delincuencia“, quitando por la fuerza de Hacienda y la policía el dinero a las que aún quedan en ese mercado.

Todo esto es lo que pienso y siento con impotencia cuando leo u oigo una de estas pachotadas socialistas, tan propias de algún embaucado, o como la retórica y propaganda socialista en general.

.

.

Entonces, ¿por qué estamos así?

Hugo Chávez (Venezuela)

Ahora imagina que eres Chávez (socialista). Y lo que quieres es ganar las elecciones como sea (populista). Vas a decir lo que desata ovación, tenga el resultado posterior que tenga (y lo tendrás que aplicar, claro); sólo quieres votos (ser presidente; poder).

Por tanto, ¿qué dirás?:
Nadie va a cobrar menos de 5€ la hora, por ley (creas ley de salario mínimo): desata ovación. También disparará el desempleo, pero eso ya nadie lo ve. Tú tienes tus votos.
Cualquier parado cobrará un sueldo por estar en paro: desata ovación. También disparará más el desempleo, reducirá drásticamente los sueldos, caerá la competitividad del país, subirá la inflación, generará dependencia y cambio cultural en la población, etc. Pero eso ya nadie lo ve. Y tú tienes tus votos.
Para despedir a alguien, habrá que pagarle una fortuna de indemnización: desata ovación (lógicamente hay siempre mayor número de empleados que de empleadores). También disparará el desempleo, caerán aún más los sueldos por repercutir riesgo y coste, caerán más los sueldos porque el chantaje laboral reducirá productividad, etc. Pero es nadie lo ve. Y tú tienes tus votos.

Zapatero (España)

Es de esta forma en la que uno “ayuda a los pobres”.
Es de esta forma en la que uno empobrece o incluso arruina a un país.

Ahora se entiende mejor expresiones o conceptos como “populismo”, “tirón de orejas del FMI”, “el colapso de Grecia”, el problema de Venezuela, el laberinto psicológico del socialismo, la trampa de Cuba, la complejidad de la lucha por la libertad diaria, etc. ¿verdad?
Ahora se entiende mejor lo tontos que son los de la ovación, como muchos comentarios que se leen y oyen por todas partes.

.

Saludos a la gente sensata, que parecen pocos pero son una gigante minoría

Anuncios

18 comments so far

  1. A.Jiménez on

    Un seguro de desempleo privado es algo que, para ser sinceros, nunca me había planteado pero que no deja de ser una buena idea. Es sobre todo en Andalucía donde solo una medida de este tipo podría lapidar el drama que aquí tenemos. La cultura del PER y el “apúntame unos días” coloca a Andalucía en un extremo tal que para hacer comparaciones y no echarnos a llorar solo podemos recurrir a países subdesarrollados.

    Recuerdo una vez en clase que expuse este problema y todos los alumnos respondieron: “Normal, ¿y qué tiene de malo?”. El problema del desempleo andaluz es tan grave que ya forma parte de la propia cultura. Cobrar el paro y trabajar en B lo hace todo el que puede. Incluso una amiga mía desechó un trabajo no hace mucho para “apurar el desempleo”.

    A problemas graves soluciones drásticas. Pero seamos sinceros, no hay político sobre la faz de la tierra con cojones para aplicar una medida así. Básicamente porque si lo hace pierde las elecciones antes siquiera de que empiecen las votaciones.

    A mi juicio, yo matizaría un poco esta medida en el sentido de que las rentas más bajas (extremadamente bajas) sí tuviesen acceso a un desempleo público mucho mejor regulado que el actual y, por supuesto, más exigente.

    • Marcos on

      De acuerdo en todo lo que dices salvo en el último párrafo:

      Tú planteas ayudar a las rentas extremadamente bajas (que es obviamente algo que la empatía humana nos puede pedir a la mayoría), pero nuevamente lo planteas por un sistema inmoral.
      Es decir, parece como que ayudarles fuera coger dinero del árbol del dinero, cuando la realidad es que se lo tienes que retirar por la fuerza a otra persona, y por muy robin-hoodiano que te parezca tú no tienes ningún derecho a ir a casa de nadie y decirle que te tiene que dar X dinero del suyo porque ha trabajado más que los demás y tiene más alimentos en su casa. Y si tú no tienes ese derecho, no puedes entregarlo a un representante que hayas elegido. Por tanto, un político, ni acompañado de un grupo de policías con pistolas, tampoco están legitimados para ir a tu casa y hacerlo. Pero si no les entregas ese dinero, te lo quitarán por la fuerza o te secuestrarán. Ésta es la inmoralidad de la cuestión.

      En un país próspero, con todo privado, con todo eficiente, con todo maximizado y libre, desde luego ya nada tendría que ver con Andalucía, como te imaginarás (mira Australia, EEUU, Suiza, HongKong, Singapur). Aún así, la excepción de turno que se empeña en vivir la vida arrastrándose por ella, tendrá toda una serie de servicios de caridad (Iglesia), beneficencia privada también (ONG’s), etc. En cualquier caso, todo formas voluntarias, siempre más eficaces que las forzosas y mucho más satisfactorias para quien las adopta.
      Y aún así, también ese “excepción” será libre de rechazar todos esos servicios de apoyo. Y los hay que lo hacen.

      Por esa regla de 3, la donación de sangre, mucho más importante que la donación de mi trabajo, debería ser forzosa. Es decir, que te quiten/extraigan tu sangre, porque otros la necesitan para mantenerse con vida. Y es un escenario que nos parecería nazi. ¿Y por dónde te crees que andamos realmente?

  2. Antiestatista on

    Solo un apunte: cuando haces referencia a socialismo en realidad deberías decir socialismo estatista. La vertiente anarquista del socialismo aborrece cualquier tipo de imposición y simplemente promueve (no obliga) que las asociaciones libres sean de tipo colectivista, entre otras cosas debido a su concepción de la propiedad y la libertad.

    • Marcos on

      Es que todo socialismo es estatista. Ése es el problema del socialismo: macro-aparatos estatales que aplastan a los individuos, les encorsetan su libertad natural, les quitan los frutos de su trabajo por la fuerza, y generan sin parar cual fuente un reguero interminable de leyes restrictivas, que llega rápido un punto en el que es imposible no estar violando alguna.

      Eso que planteas de socialismo anarquista es un sinsentido; es como hablar de un obeso escuálido, o de un millonario sin un céntimo.

      Anarquía es ausencia de poder público (gobierno/Estado), socialismo es apología del agigantamiento del poder público (gobierno/Estado).

      Los Estados óptimos a los que deberíamos tender a día de hoy son minarquismo o anarcocapitalismos. Cuanto más cerca de eso está un país, más próspero, estable y pacífico es (Suiza, Chile, EEUU, Australia, Irlanda), y cuanto más lejos está, más pobre, inestable, injusto, tirano y liberticida (Vietnam, Corea del Norte, Congo, ex-URSS, Cuba, etc.).

      Olvida cualquier forma de socialismo o colectivización forzosa, amigo. Amén de que siempre son sistemas que no están cimentados en la verdad moral, además sus resultados son terribles. Cuánto socialismo pida una población es simplemente una medida de la ignorancia e inmoralidad que haya instalada en esa población.

      Si en vez de socialismos puros al 100% (URSS) aplicas socialismos descafeinados o atenuados al 50%-60% (Europa continental, Argentina), el resultado es el mismo, pero más lento.

      Saludos

  3. Antiestatista on

    Te equivocas. Solo tienes que mirar una enciclopedia o cualquier libro de historia para darte cuenta de que solo una parte del socialismo es estatista: la corriente marxista y sus derivados. Es más, muchos de los primeros socialistas fueron a su vez los primeros anarquistas (Proudhon, Bakunin, Kropotkin). El uso que hacen del término “socialismo” algunos economistas, sobre todo los de la escuela austríaca, en realidad es incorrecto, pues lo que ellos critican es precisamente esa intervención estatal (y su existencia), independientemente de en qué dirección vaya. El estado no es un producto del socialismo, sino de un proceso histórico que para bien o para mal ha configurado las naciones de esta forma. El primer estado fue el sumerio, allá por el 3000 a. c.

    Un liberalismo sin regulación estatal puedes verlo en la revolución industrial, donde las nefastas condiciones de explotación fueron el germen, de hecho, del socialismo. Precisamente fue un ultraconservador (Bismark) el que introdujo las primeras medidas socialistas estatales; astuta estrategia para calmar los ánimos de un proletariado explotado que se abocaba desesperado a la revolución como única salida.

    Por otra parte, ¿cómo se sostiene la lógica liberal con un minarquismo? ¿No debe ser cada uno libre de todas todas, o solo hasta donde conviene a los teóricos liberales? ¿Se puede mantener un régimen de propiedad privada sin una imposición por la fuerza de algún tipo (estado)? Hay mucho debate en la literatura al respecto. Personalmente, el único liberalismo que veo consecuente y honesto con sus principios es el anarcocapitalismo y, como anarquismo que es, cada uno debe ser libre de aceptarlo o no, de modo que los que deseen organizarse colectivamente o de cualquier otra forma también deben poder hacerlo. Esto es lo que se llama panarquismo.

    • Marcos on

      No antiestatista. Sin ánimo de ser áspero, pero ahí tienes un pequeño cacao.

      En primer lugar seamos sensatos y reconozcamos al menos los puntos de coincidencia –> estamos de acuerdo en que:
      1) gobiernos grandes o aparatos estatales grandes son netamente MALOS.
      2) las personas, cuanta más LIBERTAD (derecho fundamental a la vida), mejor.

      Por otro lado agradezco tu discurso racional y bien escrito.

      Aclarado eso, vamos a lo otro:
      Lo de Bakunin y todos esos dementes no es socialismo, es comunismo. Y aunque yo en general suelo utilizar ambos términos indistintamente, si nos ponemos a hilar tan fino la cosa cambia, y no tienen nada que ver en este caso.

      El comunismo es “aquí todo es de todos y NO hay Estado”. Y hay 2 formas de llegar (según todo este sinfín de delirios):
      1) Primero acabar con el Estado y luego instaurar el comunismo –> esto se llamaba anarcocomunismo, y era la ocurrencia del tal Bakunin por ejemplo
      2) Primero instaurar el comunismo y luego acabar con el Estado –> esto se llamaba comunismo, requería previamente lo que el iluminado de Marx llamó socialismo, y fue lo sobre lo que deliraba éste, con Hegel, etc.

      ■El comunismo en sí mismo implica que NO haya Estado (que decían, cómo no, que era otro opresor del proletariado, blabla).
      ■El socialismo es esa “fase previa”, como ir poniendo el pavo al horno o algo así, que consistía en que primero había un Estado que se lo quedaba todo, y cuando ya nada era de nadie y todo era del Estado y él lo redistribuía como consideraba (socialismo), y la gente había cambiado su mentalidad, entonces el Estado en cuestión desaparecía en una formidable nube de confeti y lo que quedaba era el comunismo fantástico de Marx, previo socialismo de Marx, donde todo era de todos. Anarquía comunista sin Estado. Este era el Nuevo Mundo, en el que se detenía la historia (detenerse no sé, pero atrasarse se atrasaron unas cuantas generaciones), nacía el Nuevo hombre… En fin, me parece aún increíble que tamaña esquizofrenia con ese obsceno discurso de secta tuviera el alcance que tuvo, provocase los genocidios que provocó, y aún no nos lo hayamos quitado de encima porque mutó a su forma de “socialdemocracia” para entrar por la puerta de atrás.

      Por supuesto la “explosión” o metamorfosis en cuestión jamás sucedió en ninguna parte, claro. Sólo en los libros de Marx, y en sus fantasías más tórridas.
      De hecho, la URSS se llamó directamente y con todo descaro ‘repúblicas SOCIALISTAS’ no ‘repúblicas COMUNISTAS’. Con lo cual, lo de la explosión de confeti lo dudaban hasta ellos mismos, pero la fase de un Estado absoluto bien que la hicieron y la buscaban.
      O Cuba, que hasta el propio Fidel la llama el “paraíso socialista”, y no el “paraíso comunista”. Amén de que es el único paraíso del que la gente nacida en él incluso se juega la vida por huir de él, como puedes ver no aspiran al comunismo. Se quedan en el socialismo. En el EStado propietario de todo 100%, que jamás “explotará”.
      O Venezuela, que también con todo el descaro habla del “socialismo del s.XXI”. Y lo que empieza es expropiando; estatalizando.

      Pero el socialismo, como ves, es esa fase “preparatoria”. En la que por algún motivo se han quedado todos los comunistas siempre atascados…

      Así, hablar de anarco-socialismo o socialismo anárquico te insisto que es un sinsentido. Un oximoron. Socialismo precisamente es, por definición, quitar a la población sus pertenencias y frutos de su trabajo, y pasarlo al Estado o gobierno, que luego decidirá a su voluntad lo que hacer con ello o cómo repartirlo. Lo cual es obviamente robar y, como lo describió Tocqueville, “una nueva forma de Servidumbre”. Es la negación del derecho a la vida.

      ============================================

      El panarquismo no tiene más ciencia que el mundo a nivel internacional. Entre países no hay organizaciones supranacionales (no las hay que importen realmente). Así, la “ley” que rige entre unos y otros es la ausencia de gobierno, y cada uno se organiza como quiere. Eso es una panarquía. O nos entendemos, o nos ignoramos, o guerra.

      ============================================

      LA LÓGICA LIBERAL CON EL MINARQUISMO, al menos yo la sostengo de la siguiente forma:

      1) Un gobierno o aparato estatal, cuanto más grande peor. Más tiranía, mayor pérdida de libertades básicas de la población, más pobreza, más injusticia. Por tanto, cuanto más pequeño mejor.
      2) Un gobierno inexistente es anarquía.
      3) En anarquía quedamos sometidos a una nueva ley: la ley del más fuerte. O la ley de la selva. Precisamente los homínidos creamos en su día las figuras más primitivas de gobierno/Estado para organizarnos en un sitio y defendernos de ataqueos o intentos de saqueo a nuestra riqueza (cultivos, ganado y artesanía); es decir, bailar al son de esa “ley del más fuerte”.

      Entiendo por tanto que la naturaleza tiene esta ‘ley’, la de la del más fuerte, bastante repugnante todo sea dicho, y contraria a la civilización. Esa ley permite que el ser humano no sea plaga y cosas así, pero a nosotros, como individuos de la supuesta plaga, no nos gusta dicha ley, puesto que entra en conflicto con nuestro dcho. nº1: el derecho a la vida. Así que lucharemos contra ella como sea. Pero está complicado, porque es ley natural

      En anarquía estás sometido a la ley del más fuerte –> ausencia total de libertad. Un liberal no puede defender este escenario, porque aquí no hay libertad.
      En estatismo (socialismo por ejemplo o fascismo) estás sometido a un aparato estatal agigantado, invasivo y tirano –> ausencia importante o total de libertad. Un liberal no puede defender este escenario.
      •¿Qué defenderá un liberal? –> La máxima libertad del individuo.

      Pero el individuo nunca será 100% libre. Es como dividir cualquier número por 2 infinitas veces. Nunca llegarás a cero. Pues lo mismo. Puedes reducir la pérdida de libertad cuanto quieras, pero no dejarlo puramente a cero.
      Libertad 100% es una especie de norte, ideal utópico al que tender. Intentar fabricarlo fantasiosamente e ingenuamente provoca engaños masivos como los de Europa el pasado siglo XX, con toda la orgía de socialismos (con todas su diferentes etiquetas).

      La máxima libertad es no estar sometido a la ley del más fuerte, ni a un Estado. Así, el Estado MÍNIMO se configura aparentemente como lo que optimiza este trade-off.

      ¿Que resulta que no es así y existen alguna opción mejor? Pues estupendo. Si es mejor, lo veremos todos.
      Pero en ese entorno anda el óptimo. Eso te lo aseguro yo.

      Y además, qué más da si es una minarquía lo idóneo, o un anarcocapitalismo. Para qué tanta conjetura abstracta ahora mismo en este sentido, si total estamos literalmente sometidos a Estados tiranos y descontrolados en la mayoría del mundo, Europa continental inclusive. Pasemos de un gobierno actual que roba el 60% de la población, a uno limitado al 5%. Y cuando lleguemos a eso, desde la experiencia, valoramos minarquías o matices de anarcocapitalismo.

      Lo que está claro es que estamos muy jodidos, y muy lejos de lo correcto. Y sé además que mucha gente lee esto y piensa “pues yo no estoy tan mal”. Porque cuando llevas toda la vida bebiendo leche aguada al 50% estás acostumbrado y no tienes ni idea de cómo sabría la leche 100%. Eso es lo triste e impotente de todo esto.

      • ssigfrrido on

        Algunas de tus frases son muy interesantes. ¿Puedo compartirlas fragmentadas como Creative Commons (respetando tu autoría) en mi Facebook?

  4. Antiestatista on

    Sigue siendo incorrecto ese uso de la palabra socialismo. No lo digo yo, te remito de nuevo a cualquier enciclopedia o libro de historia. Ese sentido de socialismo del que hablas es el de Marx y Engels, que trataron de “aclarar los conceptos” en el Manifiesto comunista, barriendo para su postura y ninguneando el resto de socialismos.
    Ya Proudhon y muchos otros se declaraban socialistas mucho antes de Marx y Engels. Fueron estos últimos los que pretendieron formalizarlo en un “socialismo científico”. Por extensión, los autores de economía que critican el estatismo de Marx usan su terminología, pues, como es lógico, es la única forma de que se pueda entender lo que se critica; de ahí que su “socialismo” sea el que defiende Marx.

    En cuanto al anarquismo, empezar llamando a Bakunin demente sin haberlo leído me parece muy poco racional y doctrinario. Percibo que tu visión del anarquismo, del socialismo y del comunismo en general es parcial y viene únicamente dada por lo que has leído en autores liberales. Estos autores, como todos, tienen su parte de razón, pero, como todos, también tratan de llevarse al huerto al lector, de ahí que ignoren interesadamente muchos aspectos de lo que critican y desdibujen lo que les interesa para atacarlo mejor.

    En este punto, pienso que te resultaría interesante conocer la lógica del anarquismo original (y del socialismo en general), puesto que ellos desean la libertad y la justicia del trabajo tanto o más que los liberales. La diferencia radica en su concepción de la libertad y la propiedad. Mientras que los liberales parten del individuo para afirmar que la sociedad es una especie de “mal necesario” donde hay escasez de recursos y el individuo se ve obligado a elegir (eficientemente) e intercambiar; los socialistas parten de la sociedad como un fenómeno humano que es, de hecho, el que nos da la libertad

    • Marcos on

      Sospecho que contigo vamos a llegar hasta la quintaesencia de la palabra socialismo. Y no digo que no sea interesante.

      Sí que sería mucho más útil que en vez de explicar qué NO es el socialismo según tú, explicaras de una vez qué es para ti, y ya entramos en materia de una vez.

      Podrás ver de mi texto anterior que me he deshecho en explicaciones y argumentos, que sospecho que no has pasado del primer párrafo, y es una reflexión global que te contesta a ti.
      No pretendo echar un partido de pinpón, pretendo descubrir nuevas reflexiones agudas que aporten, o aportar las que llevo acumuladas hasta la fecha, que son unas cuantas, por decirlo simpáticamente.

      Por favor no me remitas a enciclopedias o libros, lo recibo como una falta de respeto. Te puedo remitir yo también a ellos y no lo hago. No te voy a andar dando explicaciones de cuál ha sido o deja de ser mi formación y dedicación. Simplemente procura no estar fuera de lugar.

      Entrados ya en este punto, decirte que la Historia como disciplina, si bien me merece respeto, sin duda mucho menos que una Ciencia. Las ciencias siguen el método empírico, según el cual cualquiera puede repetir el experimento en cualquier parte del mundo siempre, y comprobarlo. O ciencias a priori como la geometría, que no requieren demostración empírica, simplemente son construcciones lógicas indiscutibles. La Historia, por mucho que defiendan que está documentada en muchos casos, eso puede ser así, pero por otro lado ES INTERPRETABLE, y por otro lado ES SELECCIONABLE igualmente; el mundo puede ser de una forma u otra según dónde se empeñe en escudriñar uno (casi como hace el juez Garzón). Cosa que con la Ciencia es imposible. Es fría, imparcial y no manipulable.

      Por tanto, y en resumen, puedes llegar a citarme hasta el diario de adolescente del tal Proudhon, y no: no me lo he leído, ni me lo pienso leer. Ni me interesa. No me remitas a él. Si tú te lo has leído, vuelca tu reflexión posterior y punto; para eso se lee uno un libro, para aprender, no para remitir a los demás a ese libro, digo yo.

      Yo te he dado una explicación con todo lujo de argumentos de cómo socialismo anarquista es prácticamente una antítesis. De hecho, el comunismo (con su anarquía inclusive), es también un imposible. La única anarquía mínimamente probable sería un anarcocapitalismo, pero aún quedaría el matiz de la evitación del inicio de la fuerza, exterior e interior. Y no lo digo porque sí, simplemente si ahora forzaras ese comunismo anárquico en un área cualquiera, unos se esforzarían más que otros, y así irían teniendo resultados distintos y vidas distintas, torciendo todo espontáneamente al anarcocapitalismo, eso suponiendo que el componente anarquista no se pierde también.

      Por dejar de dar vueltas a lo que “no es” socialismo anarquista, e ir a algunos puntos concretos:
      1) ¿Cómo sería exactamente ese socialismo anarquista?
      2) ¿Cómo sería a día de hoy exactamente un país como España, Australia, Argentina (el que sea, sólo un ejemplo) si rigiera esa figura de socialismo anarquista? ¿Qué nuevo habría, qué dejaría de haber? ¿Cómo sería todo en ese país según esa idea?
      3) Una cosa es tratar a los hombres con igualdad (eso es justicia) y otra tratar de hacerlos iguales (eso es socialismo). ¿Cómo haces ese proceso de igualación forzada sin un gobierno, un Estado, una institución pública a tal efecto?

    • ssigfrrido on

      Muy interesante; al respecto necesito no obstante una aclaración: ¿el anarquismo de Bakunin que defiendes, permitiría que un grupo de gente se organizara de otro modo, en base a otras ideas y/o creencias? Es decir, ¿Bakunin pretendía un sistema impuesto, o voluntariamente aceptado? ¿hubiera aceptado a una comunidad ajena a la suya y organizada de forma diferente, como los amish americanos por ejemplo? Como podrás imaginar esta cuestión es muy importante.

      No lo digo en un sentido crítico, negativo ni agresivo, por el contrario es un dato que desconozco y tendría que conocer para hacerme una opinión realista.

    • ssigfrrido on

      Creo que en parte, reconocer que la sociedad proporciona libertad, es algo en lo que estáis de acuerdo, porque como bien apunta Marcos: “Precisamente los homínidos creamos en su día las figuras más primitivas de gobierno/Estado para organizarnos en un sitio y defendernos de ataqueos o intentos de saqueo a nuestra riqueza (cultivos, ganado y artesanía)”. Esto es, reconoce que un estado de sociedad es lo que se opone a la ley del más fuerte. Viene a decir algo parecido.

      En mi opinión, la diferencia fundamental radica en que para Marcos (corrígeme si me equivoco), así como para mí, la sociedad es por tanto por definición naturalmente opuesta a la anarquía, al ser opuesta a la Ley de la jungla. Todo grupo humano, para funcionar, necesita de un marco de referencia común, de una Ley. Algunos anarquistas niegan la necesidad y validez de dicha Ley, y es a lo que nos oponemos, resaltando el carácter necesario de la existencia de una Ley civil.

      Dicha Ley, mínima, indispensable, justa, es parte sustancial de lo que Marcos llama “Minarquismo”.

      De hecho, incluso algunos anarquistas no conciben la idea de una sociedad sin Ley, otra cosa es debatir sobre si es necesaria una autoridad para hacerla valer, pero una Ley es necesaria.

  5. Antiestatista on

    Sigue siendo incorrecto ese uso de la palabra socialismo. No lo digo yo, te remito de nuevo a cualquier enciclopedia o libro de historia. Ese sentido de socialismo del que hablas es el de Marx y Engels, que trataron de “aclarar los conceptos” en el Manifiesto comunista, barriendo para su postura y ninguneando el resto de socialismos.
    Ya Proudhon y muchos otros se declaraban socialistas mucho antes de Marx y Engels. Fueron estos últimos los que pretendieron formalizarlo en un “socialismo científico”. Por extensión, los autores de economía que critican el estatismo de Marx usan su terminología, pues, como es lógico, es la única forma de que se pueda entender lo que se critica; de ahí que su “socialismo” sea el que defiende Marx.

    En cuanto al anarquismo, empezar llamando a Bakunin demente sin haberlo leído me parece muy poco racional y doctrinario. Percibo que tu visión del anarquismo, del socialismo y del comunismo en general es parcial y viene únicamente dada por lo que has leído en autores liberales. Estos autores, como todos, tienen su parte de razón, pero, como todos, también tratan de llevarse al huerto al lector, de ahí que ignoren interesadamente muchos aspectos de lo que critican y desdibujen lo que les interesa para atacarlo mejor.

    En este punto, pienso que te resultaría interesante conocer la lógica del anarquismo original (y del socialismo en general), puesto que ellos desean la libertad y la justicia del trabajo tanto o más que los liberales. La diferencia radica en su concepción de la libertad y la propiedad. Mientras que los liberales parten del individuo para afirmar que la sociedad es una especie de “mal necesario” donde hay escasez de recursos y el individuo se ve obligado a elegir (eficientemente) e intercambiar; los socialistas parten de la sociedad como un fenómeno humano que es, de hecho, el que nos da la libertad. Los liberales, por tanto, entienden la libertad en sentido negativo: mis elecciones están ->limitadas<- por el resto; y los socialistas la entienden en sentido positivo: la variedad de opciones que puedo elegir surge, sobre todo, de vivir en sociedad.

    El anarquismo de Bakunin pretende ser una síntesis del individualismo y del colectivismo y resulta interesante conocerlo en sus propias palabras (por ejemplo, en Dios y el estado). Bakunin no es comunista, sino colectivista. Propugna la gestión colectiva de los medios de producción por sus propios trabajadores (colectivismo) y defiende que cada uno reciba el fruto íntegro de su trabajo, en lugar de cederlo a un capitalista a cambio de un "precio" (salario) que se demuestra inferior al real (pues de otro modo no tendría beneficio). El liberal justifica este "robo del plusvalor" con que el "medio de producción" es propiedad privada del capitalista y que ha podido ser fruto de su trabajo previo acumulado. Por supuesto, eso es posible, pero la realidad suele ser distinta: tales propiedades suelen venir por herencia o por inversiones externas. ¿Pero quién garantiza que esa propiedad (que viene dada o que se ha conseguido por inversión) es fruto real del trabajo de sus propietarios y no, a su vez, de un "robo del plusvalor" en regresión infinita?

    Si queremos ser liberales honestos, que defienden que cada uno posea el fruto de su trabajo, entonces debemos aceptar que los beneficios de un trabajo colectivo se repartan entre todos los trabajadores involucrados, que son, al fin y al cabo, los productores y los que hacen que un "medio de producción" sea algo más que materia inerte que no hace nada por sí misma. El reparto que defiende Bakunin es "a cada cual según sus méritos", lo cual decidiría el colectivo por consenso, democracia directa, etc. Y bueno, todo esto es mucho más profundo y más extenso y no cabe en un simple comentario. Pero solo quería mostrar que las cosas no son tan simples como se pintan y que, aún más, todo esto de lo que estamos hablando es pura ideología. Incluso gran parte de la economía lo es, pues los pilares sobre los que se construye son ideas de "libertad", "sociedad", etc. concretas que se asumieron más bien por convicción que por hipotetización empírica. De la misma forma que hay una economía liberal ortodoxa, hay otras liberales heterodoxas, hay economías marxistas, anarquistas, etc. En general, falta voluntad para construir una teoría económica empírica y sobra ideología de todos los tipos. Pero bueno, esto ya entra en el debate epistemológico.

    • Marcos on

      No, no, no.
      Jajaja. El “robo del plusvalor” eso tiene más años que Matusalén, y es más falso que un duro de 4 pelas. Parece mentira.

      Si tú te fabricas una máquina de hilar (como la que inició la Rev.INdustrial, la Jenny) con maderas, y llegas a un acuerdo libre con otro tipo para que la opere, no le estás robando nada.

      Si un intercambio entre dos partes es voluntario, no ocurrirá a no ser que ambos crean que se van a beneficiar de él. La mayoría de las falacias en economía derivan de la negación de este concepto tan simple, de la tendencia a asumir que hay una traba insalvable, que una parte puede ganar solo a expensas de la otra.

      Si al supuesto robado le roban, que se vaya y haga él lo mismo. Si las propiedades se adquieren mediante herencia, es asunto de cada uno, donde tú no puedes entrar. La vida de los demás no es tuya. Es ajena. Si yo fabrico una figura de barro con mis manos, es mi propiedad. Si antes de morirme se la doy a mi hijo, es herencia. Y si en vida se la regalo a mi novia, es regalo. Da igual, son formas libres de transmisión de la propiedad.

      Al final, entrar a juzgarlas, por mucho que intentéis darle el toque científico como Marx con su orgía de descarrilamientos, no es más que canalizar una extraña y perversa envidia y misantropía, que es una obscena inmoralidad intolerable.

      Si tu jefe no te gusta, vete. Y si tan cojonudamente crees que vive, haz lo mismo. No necesitas máquinas para ser jefe, ¿sabes? Hay infinidad de actividades que son simplemente capital humano u organizativo. Móntalas, y sé jefe. Y roba todo ese plusvalor.

      La realidad es que los asalariados sin cualificación tendrían que estar ganando MUCHÍSIMO menos de lo que ganan hoy en día. Que un retrasado mental disponga de ordenador, TV, coche, DVD, etc., como tú mismo podrás comprender, es algo que no tiene sentido. Si viviéramos en ese anarcocomunismo tuyo, sería prácticamente una economía de subsistencia, y te aseguro que el retrasado mental tendría 4 verduras para comer y poco más, en una casa congelada y lúgubre.

      Aquí empieza a asomar el pastel de la verdadera incomprensión.
      Por algún extraño motivo que desconozco y me llama la atención, entre los docentes de HIstoria abunda el comunismo de forma alarmante. Es muy curioso.

      Podrás haber estudiado cómo surgió e infectó todo el planeta, hasta el último rincón prácticamente. Lo que no podrás estudiar en tu disciplina es por qué es un disparate imposible. Eso lo puedes ver simplemente observando la realidad. O también preguntándome a mí si quieres. Pero te recomiendo que atiendas a sentido común. Seguir empecinándose en las aberraciones del siglo pasado, posiblemente la etapa más negra de la Humanidad en todos los sentidos, es muy poco inteligente, por muchas veces que uno haya abierto la Enciclopedia.

      • Antiestatista on

        No confundas jefe con propietario o capitalista. El jefe suele ser un asalariado más.

        La propiedad privada es un invento que no puede existir sin un estado que la imponga o un pacto voluntario. A partir de esa precondición material es de la que se deriva un capitalismo que sí, en efecto, en tal contexto guarda mucha coherencia. Pero es que se está ignorando que es algo que nos viene impuesto, no que hayamos decidido libremente. ¿Por qué habría de aceptar un concepto de propiedad privada que incluso se extiende a la tierra? ¿Por qué no un régimen de posesión? ¿Por qué no entender la propiedad de otra forma? Si somos liberales, que sea de verdad, no solo para lo que nos interesa. Si un minarquismo me obliga a aceptar un concepto concreto de propiedad privada, entonces dejemos de ser hipócritas y no usemos la palabra libertad solo para nuestros propósitos. Yo he expuesto parte de la crítica que hace Bakunin sobre el tema y cómo entiende la economía desde un punto de vista social. Mi intención no es debatir de cosas tan complejas en unas pocas líneas, sino hacer ver que el enfoque ortodoxo parte de otro punto diametralmente opuesto (de la libertad y la propiedad) que, lógicamente, le lleva a conclusiones también opuestas y que, por tanto, la economía no es una Verdad Absoluta con un Pensamiento Único Correcto. Como ya he dicho antes, todo esto es ideología.

        En cuanto a la enciclopedia y los libros que con tanto empeño rechazas, no es más que la referencia a la que te invocaba para no tener que escribir precisamente aquí, en un comentario de un blog, del que no dispongo de mucho tiempo para escribir, algo tan extenso y complejo como son esos conceptos tan polisémicos. ¿Para qué reescribir lo que ya está bien escrito, estudiado, revisado e incluso fácilmente accesible desde internet? Con ello solo pretendía llamar la atención sobre el error que estabas cometiendo, no convencerte de nada. La cita es el recurso básico de cualquier escrito académico. Adquirir conocimiento o revisar el que se tiene está en manos de cada uno, no de los demás. Allá cada cual si quiere tener conocimiento o si simplemente desea tener razón, pese a estar equivocado.

        Por otra parte, me resulta gracioso que te quejes de “falta de respeto” cuando tus comentarios están plagados de expresiones arrogantes, pretenciosas y despreciativas hacia todo lo que no es tu visión única del mundo, incluido casi cualquier cosa que digo. Esa seguridad tan dogmática y religiosa solo pone de manifiesto el notable sesgo de tu formación y el convencimiento casi fanático de que esas ideas son las verdades universales y absolutas que el resto de mortales deberíamos aceptar. No solo te permites criticar las cosas sin conocerlas, sino que te jactas de no querer conocerlas, como un paladín de la ignorancia supina.

        Esto es tremendamente paradójico cuando, más aún, la economía no es ninguna ciencia. Si lo fuera, al menos sería humilde y reconocería que todo esto es un modelo que nos sirve temporalmente hasta que las hipótesis aceptadas no expliquen adecuadamente los hechos. Pero no, por el momento, no tiene ningún interés en partir de hipótesis empíricas y contrastarlas en una crítica constante. Simplemente asume ciertos principios (más bien morales) como válidos (ni siquiera como reales) y a partir de ellos desarrolla teorías matemáticas con conclusiones empíricas tan carentes de rigor (en general), que los mismos matemáticos y epistemólogos se echan a llorar. Pero no solo eso, sino que ni siquiera realiza predicciones correctas sobre un mundo creado, de hecho, por esos mismos principios. ¿Cómo puede fallar si ella misma ha configurado el mundo a su criterio? Razones de complejidad matemática hay, pero son las menos. El problema está en que continua intentando encorsetar el mundo en una teoría de la libre voluntad que solo se manifiesta en el mercado y donde el resto de cosas son solo factores laterales de poco interés. Puro econocentrismo, cuando el humano no es un objeto teórico, sino algo real, concreto y sumamente complejo, perteneciente a un mundo determinista que no conoce la voluntad más que como ficción humana.

        En fin, algún día volveré por aquí; cuando en vez de pontificar como un sacerdote del mercado (La Fe Verdadera), analices críticamente lo que sabes en lugar de lo que no sabes.

  6. Antiestatista on

    Siento el comentario duplicado, pero es que antes se me ha ido el dedo. El que sobra es el primero.

    Un saludo.

    • Marcos on

      Vaya. Lo que pasa es que yo te estaba contestando a ese 1º mientras escribías el 2º, que veo que tiene más material y voy a revisar ahora.

  7. Suko on

    El populismo barato es nuestra eterna condena, es más fácil que alguien se quede con “van a subir el salario mínimo y cobraré más” a que se parena pensar y razonar porque esa (como tantas otras) es una medida que no logra el fin deseado, sino más paro.

    Por cierto, tienes un premio en mi blog.

    Saludos!

    • Jeanette on

      Oi! I live in NW1, and it's not Kig#&n39;s Cross! KX takes in some of N1 and some of WC1. I work in KX and plan to head to Caravan soon – I've been to (and liked) the original, and am a big fan of Antipodean brunch places. I remember when I first came to London the lack of a good brunch was the only thing I really missed about home. How things have changed!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: