El derecho natural a la propiedad privada en el comunismo/socialismo. Un ejemplo real



Escucha atentamente el vídeo.

Fue anteayer domingo 7-feb-2010. Este militar (que lleva su chaleco antibalas puesto, como se puede más o menos ver bajo su ropa) que dio un golpe de Estado en Venezuela, y actualmente gobierna electo dicho país, se paseaba por la capital, Caracas, de la forma que muestra el vídeo.

Qué nivel de inconsciencia traslucen quienes están aplaudiendo alrededor, sin darse cuenta de que estas decisiones afectan a derechos y a aspectos fundamentales del funcionamiento del país, de la construcción de una civilización, con todas las consecuencias que esto conlleva. Que deja de tener suficiente credibilidad la natural propiedad privada en ese país, con todas las consecuencias que esto conlleva, y con toda la pérdida de confianza de sus 28 millones de habitantes y del extranjero en esa economía, en la que acumular es riesgo de que te “expropien” tu tiempo y esfuerzo, e intercambiar es riesgo de que te incluso roben tus bienes y pertenencias empleados en el proceso. Todo ello desde la arbitrariedad y en la total indefensión. Por la fuerza de un militar golpista.

“Así como la fuerza de un individuo no puede legítimamente atentar contra la persona, la libertad o la propiedad de otro individuo, por la misma razón la fuerza común no puede aplicarse legítimamente para destruir la persona, la libertad o la propiedad de individuos o de clases.”
Frederic Bastiat

.
.

Análisis del daño de ese gesto de 2 min. a la Economía de ese país

.
Preocupa seriamente pensar el daño que se produce en una economía, en un país, cuando los niveles tan elevados de riqueza que tenemos casi todos a día de hoy, se basan en unos cimientos muy frágiles: en la confianza y en la civilización, y deben ser protegidos con mucho celo. Perdiéndose o dañándose cualquiera de las 2, la economía se retrae drásticamente, pudiendo en su grado extremo llegar hasta caer por debajo incluso de sus niveles de subsistencia. Y caería incluso por debajo de ese mínimo absoluto natural, ya que en las ciudades no es posible un sistema de pequeños huertos unifamiliares para autocultivos de subsistencia.

Dinero

Los actuales billetes y monedas, no tienen valor. No son como el trueque primero, la sal (salario) después, el oro, o los depósitos de oro al final (p.ej. la libra, que era un “bono” canjeable por una libra de oro en el banco central; de ahí obtenía su valor el papel en cuestión). Son DINERO FIDUCIARIO (fidus: fe). Está basado en la fe. Si vas al banco central, el de España o el Europeo, da igual, con un billete de 50€, no te dan oro ni nada. Más que 5 billetes de 10€. Como vemos, la palabra clave del dinero actual es FE. Si no tenemos fe en que mañana nuestros bolívares (moneda venezolana) vayan a ser aceptados en la tienda de la esquina o en el súper, tampoco aceptaremos nosotros bolívares a nadie; se paraliza la economía monetarizada. Prácticamente se retorna sólo por eso a un nivel de pre-subsistencia, ya que no es posible ni siquiera el paso directo al trueque: en una economía tan desarrollada como las actuales, sólo se alcanza este nivel de riqueza con la muy alta especialización; así, sin billetes ni monedas, el panadero puede salir con barras de pan a la calle a cambiarlas por carne, pero el que trabaja en la fábrica de automóviles en la tarea específica de poner la manivela de la ventanilla delantera derecha en la línea de producción… ¿sale a la calle a intercambiar qué?

Inversión

Las inversiones SON: abrir negocios, construir casas para la creciente población, reformar las existentes, ampliaciones, arreglar las máquinas, comprar máquinas al extranjero, investigar (I+D), inversión en capital humano, acumular/almacenar mercaderías, construir-fabricar máquinas, ahorrar,… etc. Es decir, invertir es CUALQUIER SACRIFICIO DE BIENESTAR PRESENTE CONFIANDO EN UN RETORNO FUTURO. Como vemos, la palabra clave del concepto invertir es CONFIANZA y la siguiente clave sería FUTURO. Confianza que además se extienda al futuro, teniendo en cuenta lo incierto que es ya de por sí y por definición el futuro siempre.

Sin confianza en el futuro (o, peor, con la total confianza de que NO habrá ningún retorno en el futuro) la inversión se retrae totalmente; esto es, se dejan de abrir negocios (se hace comercio primitivo), de construir casas (se construyen en otros países), de reformar (todo envejece y pasados los años nada en el país tiene aspecto ‘nuevo’; como Cuba), nada aumenta, las máquinas que se estropean se abandonan, no se importan máquinas nuevas, no se investiga (o si se hace, es a escondidas o ante el más mínimo hallazgo los resultados se llevan antes al exterior), cualquier estructura, construcción o instalación es improvisada y chapucera, tal que si el gobierno decidiera expropiarla o “algo” pasase, “tampoco se ha perdido gran cosa”. Etc.

No hay inversión. Y sin inversión… todo cambia.
Por ejemplo:
• En vez del viernes por la noche pedir una pizza o sushi por teléfono, compras antes unos tomates en el puesto ambulante de los chinos, a precio de oro, y que van huyendo permanentemente de la policía revolucionaria bolivariana. Comes, pero todo es bastante diferente.
• En vez de ir a clase en coche, vas andando. Obvio. No hay máquinas. Como máximo, en la práctica, en algún tranporte colectivo estilo socialismo cubano (obsérvese el detalle de que la tracción es un camión).
• En vez de vacaciones a un crucero, y tus hijos a un campamento de boy-scouts, alternáis una cena en vuestra casa y la otra en la casa de los vecinos; los adultos discuten de política acaloradamente, los niños juegan a fútbol con una botella de plástico en la entrada (antes de que oscurezca, eso sí), hacen dibujos en la tierra con un palo, y juegos así.
• El sueño de los jóvenes más afortunados y talentosos es… ¡algún día!… tener un coche o una moto (serán importados, claro).
• Etc.

¿Sabes cómo reacciona la Inversión a nivel agregado (es decir, en global, toda la del país junta)? Pues es siempre igual. Y en Bolsa se puede ver fácilmente su comportamiento. Sube lentamente, a medida que pasito a pasito va viendo que efectivamente va pisando suelo aparentemente firme. Pero en cuanto ve cualquier cosa rara o amenazante, retrocede de un tirón todo lo andado. La Bolsa sube lento, pero baja en forma de cracks. Viene a ser similar a la forma de asomar un caracol de su concha: va saliendo poco a poco cauteloso, pero si lo tocas, se esconde rápidamente. Hugo Chávez no es que haya tocado al caracol, es que está jugando con él inconscientemente, y explotándole petardos delante.

Ese caracol (economía venezolana) tardará muchos años en recuperarse 100%. Además, las personas más dinámicas, talentosas, emprendedoras, creativas y/o brillantes, emigrarán. Así, salvo que la nostalgia futura recupere a algunos de ellos, ese país está ahora mismo teniendo una terrible fuga de cerebros; fuga de su mejor capital humano.

■¿Quién será el neurocirujano eminencia que forme a las nuevas generaciones, si ha emigrado a Wáshington tras sufrir en carnes o de cerca un “exprópiese, exprópiese”, o simplemente tras verlo en el telediario ha temido sufrirlo?  ¿Dónde estarán por tanto los mejores médicos? ¿En Venezuela? Si hay alguno, emigrará con el éxodo. Luego, ¿cómo va a formarse alguno más sin la formación de los mejores?
■Igual con arquitectos.
■No digamos con emprendedores/empresarios, especialmente tecnológicos, en un mundo globalizado. Cualquier negocio por internet con Venezuela se podrá cobrar por PayPal, pero ubicándose en cualquier otro país. ¿Para qué asumir el riesgo de vivir en un país-cuartel si tu empresa es 100% móvil sin coste?
■Los hijos de los más prósperos y eficaces, que se han formado en el extranjero, para ambicionar igualmente una vida llena de quehaceres más próspera y más segura, lógicamente ni se plantearán iniciarla en ese contexto. Se irán. Se están yendo.
■Etc.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: